VEINTICINCO DE MAYO DE 1810.

 

El hecho magno de la historia argentina es la Revolución de Mayo, que realizó los ideales de independencia y libertad. La voluntad popular consagró triunfante, en la fecha del 25 de Mayo, la fórmula del gobierno patrio.

Así nació la Junta Gubernativa, compuesta por Cornelio de Saavedra como presidente, Mariano Moreno y Juan José Paso como secretarios, Juan José Castelli, Manuel Belgrano, Miguel de Azcuénaga, Manuel Alberti, Juan Larrea y Domingo Matheu como vocales.

Ese hecho argentino señala un jalón en la historia de los pueblos libres. Como la Independencia de los Estados Unidos (1776) y la Revolución Francesa (1789), fue una revolución de principios: "sacudir un régimen monárquico suplantándolo por otro nuevo de base republicana, es decir humana, con igualdad de posibilidades de vida libre para todos los hombres de su tierra."

Producida en Buenos Aires, el 25 de Mayo de 1810 se extendió por todo el virreinato, el 9 de julio de 1816 se hizo general, para todas las Provincias Unidas del Río de la Plata y en el año 1817, la causa de la Revolución "se americaniza" y se extiende a Chile, a Perú y otras naciones del continente sudamericano.

 

La Revolución de Mayo, nacida en Buenos Aires en 1810, sería americana en su trascendencia y humana en sus fines.

 

 

VEINTICINCO DE MAYO. La plaza más antigua de Rosario.

 

El protagonismo de la plaza "25 de Mayo" en la historia de la ciudad puede rastrearse a través de los edificios que la custodian.

Si bien los primeros pobladores del Pago de los Arroyos se establecieron desde mediados del siglo XVIII, aquel caserío no llegaba a ser un pueblo. "Su organización no respondía a voluntad alguna de orden o distribución de acuerdo con las normas urbanísticas derivadas de las Leyes de Indias" - afirma la arquitecta Isabel M. de San Vicente.

Su privilegiada situación geográfica a orillas del Paraná todavía no permitía vislumbrarla como ciudad - puerto aunque si la anunciaba, de manera embrionaria, el contrabando de entonces.

La Plaza 25 de mayo sería históricamente el primer centro de referencia, el primer lugar social de los habitantes de este rincón del mundo consagrado Villa del Rosario desde 1823.

Sobre calle Real - hoy Buenos Aires - sobre el mismo predio que donara Montenegro en 1757 con el nombre de "Parroquia de Nuestra Señora del Rosario de los Arroyos", se construiría la capilla proyectada por el norteamericano Timoteo Guillón, con un exótico pórtico exástilo y dos torres, entre 1834 y 1836, y un local para escuela pública.

En el testamento, de don Santiago Montenegro de 1771, encontramos escritas estas expresiones: "dono a mi hija Josefa, los terrenos linderos a la plaza" con lo cual podemos advertir que ese predio ya había adquirido importancia y en el que se hallaba no sólo la plaza, sino a su vez la capilla, y su propia pulpería, ubicados sobre el Camino real o camino fluvial, próximo a la costa, y próximos a la primera carrera de postas que, desde ese año unía Buenos Aires con Perú y Chile.

En la esquina de las calles Córdoba y Buenos Aires funcionó la primera Jefatura de Política ( donde hoy está emplazado el Correo Central )

En realidad hacia 1840, la plaza no era más que un descampado, un hueco bordeado por casas de sencilla estructura y muros encalados, pero la conversión en 1852, de Villa en Ciudad Rosario de Santa Fe, más la apertura de su puerto por el Gral. Urquiza, como puerto de ultramar - en supuesta oposición al de Buenos Aires - implicaría cambios rotundos en la futura trama urbana.

El viejo cerco de palos de la plaza fue modificado por hileras de paraísos. En su centro se erigió en 1855, una pirámide denominada "Monumento a la Constitución", obra del constructor Demetrio Isola, la que sería reemplazada en julio de 1883 por otro denominado "Columna a la Libertad", ejecutado en mármol de Carrara por el escultor Alejandro Biggi, que hoy persiste ostentando además de la imagen de la Libertad, las figuras de los próceres San Martín, Belgrano, Moreno y Rivadavia.

En 1870, la plaza sería el lugar de los negocios, escenario de los encuentros y festejos a la luz de los fuegos artificiales o al sonido de las retretas, funcionando pues, como el área cívica - común en las costumbres coloniales hispánicas -

Comenzarían décadas de grandes transformaciones en el radio de expansión de la plaza. En efecto entre 1882 y 1887, cuando Juan Bautista Arnaldi en la Iglesia Matriz ( hoy Catedral), empleando partes de la iglesia anterior, agregaría un crucero a escala de los nuevos tiempos, la cúpula respectiva y una fachada de reminiscencias muy poco clásicas.

El Palacio Municipal, proyectado por Gaetano Rezzara, sería realizado entre 1890 y 1896, aunque la Municipalidad como institución había sido creada en 1860.

En cuanto a la plaza, los primeros jardines y las cuatro veredas que la circundan se realizaron en 1888, y luego llegaría el alumbrado eléctrico en los cuatro faroles del centro y cuatro más en las esquinas.

En 1902, los viejos paraísos fueron sustituidos por plátanos y palmeras y los jardines se afrancesaron con cierta geometría.

En 1936 - 37 el efectivo Intendente Culaciatti, hizo reformar las escalinatas, terminarlas en forma circular y construir dos fuentes ( de cuyo autor no hay información fidedigna)

En síntesis, la plaza 25 de Mayo es un vívido reflejo de hombres que a través de los tiempos conjugaron sus esfuerzos para la construcción de la ciudad.

 

 

Bibliografía:

Prof. Ramos María Luisa: Fascículo "La primera plaza de Rosario". Revista Presencia Rosario.1990

"La historia de Rosario desde la mirada cómplice de sus vecinos". "Capitel en zona Centro". Artículo diario La Capital del 10 de noviembre de 1996.

 

25 de Mayo. Plaza. Topografía:

Circundada por las calles Buenos Aires, Santa Fe, Laprida y Córdoba.

Su origen data del testamento de Santiago Montenegro de 1771.