GABOTO SEBASTIÁN (1476 -1557)

Inmediatamente de conocido el resultado del viaje de Colón, los Estados europeos atlánticos se interesaron por explorar las nuevas rutas abiertas hacia Occidente. Con tal fin, enviaron expediciones cuyo objetivo era explorar y descubrir nuevas tierras que sirvieran de puertos de recalada en los viajes al Extremo Oriente.

Inglaterra y Portugal pretendían arrebatar a Castilla los derechos concedidos por las bulas pontificias y por lo acordado por el Tratado de Tordesillas.

Por su parte, Castilla autorizó una serie de expediciones para ocupar efectivamente las tierras descubiertas, pero la ocupación hispánica en la región del Río de la Plata, no fue una acción rápida sino más bien lenta abarcando el siglo XVI, divido en dos etapas: exploración y poblamiento.

Sebastián Caboto o Gaboto era de origen veneciano, marino por convicción y por herencia, pues acompañó a su padre, a descubrir Labrador, Terranova y áreas adyacentes del N. E. de los Estados Unidos. quien estaba al servicio del rey de Inglaterra, Enrique VII.

En 1512, necesitado el rey de España, Fernando V, de buenos cosmógrafos lo convocó, nombrándolo piloto mayor del reino, a la muerte de Solís.

En 1526 Carlos V le dió el mando de una expedición que debía atravesar el estrecho de Magallanes. Era la primera, la de Sebastián Gaboto después de los viajes de Solís y Magallanes, quien con el objetivo de llegar a las Molucas por la ruta de este último, debía afirmar el dominio español en aquellas tierras disputadas con los portugueses.

Era de un carácter opuesto a su antecesor, pues desde los comienzos de los preparativos del viaje tuvo diferencias con los armadores codiciosos que se negaban a recibir en la armada, gente que no fuera de su agrado, como pilotos o segundos jefes.

Partió de Sanlúcar de Barrameda en abril de 1526, con cuatro barcos y doscientos cincuenta hombres, Algunos historiadores aseguran que Gaboto lo hizo en forma imprevista por temor a que le quitaran el destino al reñir con los oficiales reales, pero lo cierto es que a poco tiempo de partir, la vitualla comenzó a escasear por estar mal repartida. Por ello tomó el derrotero de Las Canarias para poder aprovisionarse durante siete días de agua, leña, carne, galletas y otros elementos.

En las costas de América, en la isla de Santa Catalina, Brasil en canoas de indios abordaron las naos dos sobrevivientes de la armada de Solís, Melchor Ramírez y Enrique Montes quienes informados a través de la lengua de los indios, explicarían que remontando el río descubierto por Solís, irían a dar por cualquiera de las veintidós bocas con un río caudaloso llamado Paraná.

Todos estos relatos debieron influir en el ánimo de la hueste, acentuados con el rescate de otro sobreviviente en tierras charrúas.

Hacia el año 1527 en la confluencia de los ríos Carcarañá y Coronda, 60 leguas Paraná arriba, Gaboto organizaba el primer asentamiento de españoles en lo que posteriormente sería territorio argentino, en un fuerte de madera con terraplén, dos torreones y baluartes bien cubiertos, que llamó Sancti Spíritu.

El reparto de solares y la introducción de algunos cultivos europeos como la cebada y el trigo permitió al  primer fundador una primera apreciación de esta tierra "prometía beneficios sin límites".

Lamentablemente una tumultosa convivencia, marcada por disputas en torno a la preeminencia política, el repartimiento de cargos, los derechos de conquista y el dominio sobre los indios, caracterizaron los primeros veinte años de la fundación.

Los naturales de Sancti Spíritu, chanáes, guaraníes y querandíes, más asequibles dieron cuenta que atravesando sierras hacia el poniente, existía un rey blanco con minas de oro y plata (seguramente refiriéndose al imperio incaico.)

Gaboto era el único que se mantenía incorruptible hasta que tiempo después se lanzaría a la búsqueda de oro y riquezas doblegado por la codicia.

Tres años perdió buscando el codiciado tesoro sin hallarlo, llegando hasta la desembocadura del río Paraguay, hasta que optó regresar a España.

Opinan Ricardo Falcón y Myriam Stanley: "La continuación inmediata del proceso de conquista en el área cambiaría de protagonistas. Los rumores propagados por Gaboto sobre extraordinarias riquezas auríferas en el Río de la Plata, sumados al interés del rey español Carlos V en continuar las exploraciones en una región también apetecida por los lusitanos, dieron pie a la concreción de una expedición de magnitud bajo las órdenes de don Pedro de Mendoza en el año 1535."

En cuanto a Gaboto marchóse a Inglaterra en 1549 a servir a aquella monarquía y en sus últimos años organizó una nueva expedición destinada al Asia por N. E., actividad que continuó hasta su muerte.

 

Bibliografía:

Cervera Manuel: "Historia de la ciudad y provincia de Santa Fe". Tomo I. Pág. 71 y sig.

Falcón Ricardo, Stanley Myriam: "La historia de Rosario. Economía y sociedad." Tomo I. Ediciones Homo Sapiens. Año 2001.

 

Gaboto. Calle. Topografía:

Corre de E. a O. desde 100 Bis al 6699 a la altura de San Martín 3000; Av. Francia 3000; Provincias Unidas 3000.

Se le impuso ese nombre desde su apertura y fue oficializado por Ord.3 del año 1905.

Recuerda al navegante Sebastián Gaboto (1476-1557), explorador del río Paraná y fundador del fuerte de Sancti Spíritu en mayo de 1527, primera población europea en suelo americano.