CHAZARRETA ANDRÉS (1876 - 1960)

El 18 de abril de 1921, el teatro Politeama de Buenos Aires presenció un espectáculo insólito: el debut de una compañía folklórica.
La espectáculo insólito: el debut de una compañía folklórica, haciendo escuchar zambas, chacareras, gatos y otros ritmos de tierra adentro en plena calle Corrientes, por entonces angosta era un virtual desafío al reino del fox - trot, las jazz - band e incluso el tango que hacía sus pasos iniciales en el centro porteño.El original concierto sin embargo, obtuvo la aprobación del público y comentaristas especializados.especializados.

Algunos críticos escribieron en los diarios... "No se ha visto nunca en Buenos Aires nada tan netamente criollo ni tan típicamente nuestro".

La puesta en escena estuvo integrada por músicos santiagueños que tocaban sus instrumentos regionales con fresca espontaneidad, paisanos de estampa criolla, tonada inconfundible y chispeantes ocurrrencias, conjunto todo que había reclutado don Andrés Chazarreta, quien antes de intentar la conquista folflórica de la Capital Federal había recorrido un largo y ardoroso camino.

Nacido en Santiago del Estero el 29 de mayo de 1876 en el tradicional barrio de La Merced, contiguo templo de sus devociones arraigadas en el catecismo y en las fiestas del 24 de setiembre, donde ofrendaban cánticos y rezos en honor a Nuestra Señora.

Siguiendo su fuerte vocación musical inició tempranamente estudios con el maestro Octavio Esteban aprendiendo piano, guitarra y otros instrumentos.

 En el año 1895, al egresar como maestro de la Escuela Normal de Varones, era joven y apuesto, alto y espigado, de enhiesta delgadez, con un insinuado bigote que apenas caía hacia ambos lados del labio superior; y  moreno como los criollos curtidos por la raza y los soles. al egresar como maestro de la Escuela Normal de Varones, matizó su juventud con serenatas nocturna junto a sus amigos en frecuentes visitas a las fincas aledañas de parientes y conocidos, interpretando canciones anónimas. 

También dirigió orquestas improvisadas para los bailes carnavalescos arrancándole a su guitarra melodías de gatos, zambas y chacareras, convirtiéndose en animador insustituible de todas las reuniones.

Dice el historiador santiagueño Juan Carlos Alén Lascano sobre Chazarreta: "Las fiestas de carnaval, las serenatas nocturnas y las andanzas de muchacho guitarrero con las barras de la bohemia juvenil terminaron en darle maestría incomparable como ejecutante y organizador de orquestas."

Ya maduro, nombrado inspector de escuelas provinciales en 1905, comenzó a realizar giras por el interior que lo acercaron al valioso material nativo de su provincia.

Esas vivencias le ayudarían a desentrañar el sentido mitológico de algunas danzas y la sabiduría anónima de los refranes y creencias colectivas. Y sin demorar se propuso salvarlas, recogiéndolas y escribiéndolas, antes de que se perdieran barridas por las nuevas modas de adoptar canciones y bailes extranjeros.

El trato frecuente con los paisanos le permitió compenetrarse de sus costumbres, sus tradiciones y su concepción de la vida, que se tradujo en sus primeros temas musicales: "El pala pala", "La media caña" o baile de los novios y "El marote" y "La Lorencita" entre otros.

Poco a poco fue reconstruyendo todo el pasado a través de los prototípicos auténticos de danzas como El Escondido", tomado de un arpista ciego que después dio lugar a múltiples variantes de esta danza.

Se hizo conocer como folklorista nato presentando al público comprovinciano en el Teatro Cervantes de Santiago, el 25 de agosto de 1906, su versión de la Zamba de Vargas, en una reunión benéfica celebrada el 25 de agosto de 1906. A partir de ese momento, se propuso formar una compañía de danzas y música nativa para difundir el folklore en escenarios pretendidamente cultos.

Los poderes públicos de su provincia y de Tucumán y Jujuy le prohibieron actuar "considerando indecoroso que las botas sucias de los paisanos pisaran las tablas de un teatro a donde asistía lo más aristocrático de la sociedad".

Mientras tanto en 1916, publicó un cuaderno musical con 29 composiciones; y en 1920 daría a conocer su segundo Album Musical.

Pensar que fue Buenos Aires fuera el lugar de convertirse en un contundente suceso argentino en la noche del 16 de marzo de 1921 en el escenario del teatro Politeama.

Por primera vez la capital del país presenció un espectáculo capaz de exaltar multitudes con patriótico entusiasmo

"Sólo comparable al de una fiesta cívica, decía el diario "La Época" destacando el fervoroso saludo de Ricardo Rojas desde uno de los palcos." - nos ilustra Luis C. Alen Lascano.

Ya octogenario el viejo patriarca del folklore y consagrado en todos los ámbitos, quiso morir en su terruño... el 24 de abril de 1960 a la hora del tránsito final parecieron llenarse los aires con estas coplas... Ay, vidalita / rama de azahares / albor de luna / miel de pesares; /¡eres el alma / de estos lugares!

 

Bibliografía:

Alen Lascano Luis C : "Don Andrés en Revista "Todo es historia ". Mayo de 1997.

Lozano Mouján: "Figuras del arte argentino."

"Hombres y hechos en la historia argentina." Editorial Abril educativa y cultural S.A.

 

Chazarreta. Cortada. Topografía:

Corre de E. a O. desde 7600 al 7699, a la altura de Donado 100 Bis, al sur de la vía del Ferrocarril Bartolomé Mitre, en jurisdicción barrio Fisherton.

Se le impuso ese nombre por Ord. 1887 del 17 de mayo de 1966.

Recuerda a Andrés Chazarreta (1876 - 1960), primer hombre que presentó el folklore nacional en una sala teatral.