BAIGORRIA JUAN BAUTISTA

En marzo de 1812 y después de una larga ausencia arribaba a Buenos Aires el Teniente Coronel de Caballería, Don José de San Martín.

Tras dejar un prestigio, una fama y una gloria en tierras europeas, nada ni nadie lo detenía en su inquebrantable decisión de coadyuvar a los destinos de su patria.

Traía una sólida formación militar, severa conducta, inteligencia clarísima y profundo amor a la libertad. Su regreso coincidía con descalabros militares en el Alto Perú y Paraguay, sufridos por las fuerzas patriotas, en cuyas filas el entusiasmo no siempre pudo vencer la experiencia y eficacia del adversario.

El recién llegado días más tarde solicitó ser incorporado al ejército patrio y de inmediato el Triunvirato que gobernaba la Nación, accedería a su pedido nombrándole Comandante del Escuadrón de Granaderos a Caballo. Algunos de los militares llegados con él, se incorporaron a este cuerpo de caballería. Fuerza del Ejército que llegaría a ser uno de los más consagrados en la lucha por la independencia de América.

En el cuartel del Retiro y en diaria y dura tarea se formaron los granaderos. "Bajo una disciplina austera que no anonadaba la energía individual y más bien la retemplaba - Dice Mitre en su biografía del prócer -.formó San Martín soldado por soldado, oficial por oficial, apasionándolos por el deber e inoculó ese fanatismo frío del coraje que se considera invencible y es el secreto de vencer."

Para comprender el volumen del movimiento de tropa en la organización del escuadrón, diremos que con fecha 23 de setiembre de 1812, el Capitán de Milicias de Don Tomás Varas trajo de la Punta de San Luis, 111 reclutas, de los cuales 55 fueron incorporados a la Primera Compañía y 56 a la Segunda,cuerpo donde sería incorporado Juan Bautista Baygorria o Baigorria.

Este joven puntano como la gran mayoría de estos hombres provenientes del interior, sabía montar a caballo y sin duda dominaba por instinto el arte ecuestre, pero San Martín de a poco le fue cortando la heterogeneidad de costumbres y posturas reñidas con la gallardía y elegancia.

Para poner término a las incursiones que los realistas de Montevideo hacían en las márgenes del río Paraná, fue encargado el Comandante con sus granaderos. En enero de 1813 remontaba el río la escuadra realista y San Martín la siguió en jornadas nocturnas hasta llegar al convento de San Carlos, donde esperó el desembarco de los españoles, lo que ocurrió el 3 de febrero cerca de la posta de San Lorenzo.

Durante el combate al caer, el entonces coronel José de San Martín, lesionado y bajo el peso de su caballo muerto por una bala de cañón fue socorrido con rapidez y bravura por el sargento Cabral y el granadero Juan Bautista Baigorria.

Estos, apercibidos del grave trance que su jefe pasaba, procuraron librarlo de esa situación, y al ver que uno de los realistas echaba atrás su fusil para clavar la bayoneta en el cuerpo de San Martín, Baigorria con toda rapidez lo atravesó con su lanza. Su nombre y esta heroica acción ha pasado a la historia patria.

Se desconoce el destino que posteriormente tuvo Baigorria, excepto haber formado parte en 1818 como soldado de un escuadrón de Cazadores a Caballo al mando del teniente coronel Mariano Escalada.

 

 

Bibliografía:

Guastavino Juan Esteban: "San Lorenzo 1813." Bs. As, 3 de febrero de 1913. Pág. 180.

Mosquera Enrique: "San Martín organizador militar." Fundación Rizzuto. Bs. As. 1973. Pág. 25 y pág. 95.

 

Baigorria. Calle. Topografía:

Corre de E. a O. desde 200 al 8400, a la altura de Bv. Rondeau 2200; Medrano 2200 y Cavia 2200.

Se le impuso ese nombre por Ord. N°25 de 1920.

Recuerda al granadero Juan Bautista Baigorria, que en el combate de San Lorenzo salvó la vida del Gral. San Martín.